No me rindo

Me falta mucho para ser quien quiero ser, sé que estoy realmente lejos de ser perfecta y que me equivoco demasiadas veces. Me molesta que sea tan difícil saber cuál es el camino correcto y todavía más difícil tomar las decisiones correctas. A veces me gana la inseguridad y el miedo, pierdo la fe y la disposición; pero jamás me rindo. No me rindo porque tengo un motivo, todos tenemos uno y el mío es ser cada día más fuerte.

Comentarios

Entradas populares